Recomendamos hacer este viaje en otoño, debido a la espectacularidad que aportan los diferentes colores que tienen los árboles de los campos en esta época.

Se empieza esta ruta con la visita obligada de la ciudad de Nueva York y jugando uno de los mejores campos públicos del mundo, Bethpage Black. Golf en estado puro, sin ningún tipo de lujos, pero con una calidad insuperable. Sede del US OPEN en varias ocasiones, Bethpage está considerado como uno de los campos más difíciles de EEUU. Se aprovecha la ocasión para visitar la “ciudad que nunca duerme” como es conocida Manhattan, con sus grandes rascacielos, teatros, museos, etc.

El viaje continúa hacia el sur parando a jugar en el campazo Bulle Rock Golf Course, desconocido para la mayoría, pero que seguro encantará a los buenos aficionados a este deporte.

Nos adentramos después en los estados de Virginia y West Virginia, donde el paisaje de las Blue Ridge Mountains en esta época nos dejará sin palabras. Allí jugaremos Greenbrier Old TPC, sede del Greenbrier Classic, perteneciente al PGA TOUR y otra de esas joyas escondidas que nuestro profesional ha descubierto en sus viajes: Primland The Highland Course. El enclave de este campo es probablemente de los más espectaculares del mundo. En medio de las Blue Ridge Mountains, en la cima de una de las montañas y con un río por debajo que es visible desde numerosos hoyos del recorrido. Es de esos campos que no se te olvidan jamás.

Continuando el viaje hacia el sur, encontramos el estado de Carolina del Norte, donde se encuentra situado Pinehurst Resort. Se trata del del complejo golfístico nº 1 de EEUU, con 9 campos dentro de sus instalaciones. Jugaríamos Pinehurst nº2, campo que ha acogido este año el US OPEN masculino y femenino, hecho que se producía por primera vez en la historia de este deporte. Además del nº2, sin duda estrella del resort y uno de los mejores campos del mundo, jugaríamos Pinehurst nº4.

Solicítenos presupuesto y más información en la pestaña “CONTACTO”